k
I N S T I T U T    C A T A L À    D ’ A L T E S     C A P A C I T A T S
info@altas-capacidades.net          telef: 93 285 02 59

ANTECEDENTS DE LA IDENTIFICACIÓ A l’ESTAT ESPANYOL

 
k
La Ley General de Educación de 1970, BOE de 6 de agosto de 1970 ,establece en su artículo 49.2:

Se prestará una educación especial a los escolares superdotados para el debido desarrollo de sus aptitudes en beneficio de la sociedad y de si mismos.

 

Añade en su artículo 53:

La educación de los alumnos superdotados se desarrollará en los centros de régimen ordinario...

 

Las Administraciones Educativas, al ir asumiendo, poco a poco, la existencia de alumnos superdotados, altas capacidades, talentos específicos, y al no existir otro ámbito jurídico diferente del de alumnos estándar, más que el de la Educación Especial, inicialmente situó, a los alumnos superdotados, en este “cajón de sastre” de “Necesidades Educativas Especiales”. Los demás alumnos de altas capacidades, precocidad intelectual o con uno o varios talentos específicos continuaron sin existir, para el sistema educativo: para las Administraciones que lo gestionan.

 

Dice la Doctora Carmen Jiménez Fernández, Catedrática de Pedagogía Diferencial de la UNED:

 

“Ser diferente ha significado durante años ser apartado de los caminos regulares de la educación; cargar sobre la espalda del alumno la responsabilidad de serlo; ignorar la relación existente entre los medios y los fines de la educación y descontextualizar ésta al estar referido su discurso a los patrones y normas de la clase dominante. Ser diferente venía a equivaler a ser deficiente. Muchos alumnos diferentes terminaban, y terminan por engrosar las clases de los alumnos deficientes, porque recibían y reciben una educación estándar alejada de sus necesidades, en lugar de recibir apoyos específicos adecuados. Y aunque se han ensayado otras respuestas como los programas de educación compensatoria, el paradigma de las escuelas eficaces o los modelos de educación multicultural, se contrasta reiteradamente las dificultades que entraña remover las desigualdades para el aprendizaje, de los alumnos procedentes de las clases sociales más débiles.”

 

 

 

“El olvido se aprecia en tres ámbitos interdependientes (Jiménez Fernández 1993):

 

•  Arrastran una concepción reductiva de las Necesidades Educativas Especiales que omite la referencia a los más capaces.

•  El concepto de Necesidades Educativas Especiales lo refieren a los alumnos con dificultades de aprendizaje generalizadas o de carácter grave o permanente.

•  Como consecuencia, las medidas para atender a la diversidad excluyen a los superdotados.”

 

“En la licenciatura de Psicopedagogía impartimos la asignatura Educación de los más dotados. Lo anterior junto con el postgrado sobre Diagnóstico y Educación de los alumnos con Alta Capacidad, nos permite tener contacto con los licenciados en pedagogía y psicología y con los profesores de educación no universitaria. En general manifiestan desconocer el tema, a pesar de haber obtenido recientemente el título y de tener que tomar decisiones acerca de los alumnos más capaces.”

 

De esta forma la identificación de los alumnos superdotados y su respuesta educativa diferenciada pasó a depender, en exclusiva, de los funcionarios de los Equipos de Orientadores dependientes del poder político, que están a cargo de los alumnos discapacitados, que salvo alguna excepción muy aislada, desconocen el tema, pero han las tomado decisiones acerca de los alumnos más capaces.

 

 

La Identificación de los alumnos superdotados quedó inicialmente y hasta fecha reciente, sometida:

 

1.- A unos funcionarios, al parecer conocedores de las discapacidades, pero sin cualificación alguna en altas capacidades. Alguna excepción aislada confirma la regla.

 

2.- A diferentes criterios según el partido político que gobierna en cada momento ( Administración Educativa Central) y en cada lugar y momento (Administraciones Educativas Autonómicas).

 

3.- A un monopolio educativo estatal.

 

4.- A la imposición de estos informes -de parte interesada- a la otra parte interesada ( los padres ), situándoles ante la arbitrariedad y en indefensión permanente, al no admitir, la Administración, los dictámenes de los expertos que constituyen la peritación judicial independiente, y en consecuencia la prueba y el “substrato”; como han indicado los Tribunales de Justicia, en todos los casos en que los padres han tenido que acceder, -y económicamente han podido-, a la justicia.

 

 

ALGUNAS CIFRAS

 

Al cumplirse 30 años de aquella Ley de Educación que ordenaba prestar, en los centros de régimen ordinario, una educación especial para el debido desarrollo de sus aptitudes, el Ministerio de Educación publicó el Libro-Informe “ Alumnos Precoces, Superdotados y de Altas Capacidades ” ( En adelante Informe MEC)

 

Las cifras que publica el Ministerio, permiten comprobar, por una parte, la magnitud del problema en España, y por otro, el rotundo fracaso de aquella forma de Identificación y sus graves riesgos para los alumnos. Ello impulsó al Ministerio a corregir los despropósitos anteriormente indicados.

 

Dice el “Informe MEC”:

 

-“ De lo expuesto anteriormente se desprende que en España pueden existir más de 300.000 alumnos superdotados en las etapas escolares no universitarias

 

-“ De estos alumnos sólo unos 2.000 han sido diagnosticados como tales.”

 

-“ Un 70% tiene bajo rendimiento escolar y entre un 35% y un 50% está fracasando escolarmente ”.

 

Estas primeras cifras permiten deducir:

 

1º Que el principal problema de la superdotación, en España, lo constituye el hecho de que la inmensa mayoría de ellos, el 99,4%, tras 30 años de la Ley General de Educación, no han sido identificados. En efecto, si a los 300.000 superdotados les restamos los 2.000 identificados, podemos afirmar que existen 298.000 alumnos superdotados ignorados en nuestras aulas.

 

 

Los 2.000 superdotados que conocemos, (el 0,6%) en su mayor parte no han sido identificados por estos equipos oficiales, sino por los Centros de Identificación Especializados.

 

Cuando sus familias logran vencer las frecuentes resistencias de los funcionarios de los equipos de orientación oficial, reciben la atención educativa que necesitan: la Adaptación Curricular que atiende a sus necesidades educativas más importantes: las cualitativas, psicológicas, afectivas y sociales, con sus estilos de aprendizaje específicos a cada caso, incluyendo la aceleración en los casos indicados.

 

Mientras, los alumnos superdotados identificados por los funcionarios de los equipos oficiales, en el mejor de los casos, sólo se les ha ofrecido el salto de curso, la medida que no atiende a sus características más importantes: las cualitativas, y que como indican los expertos, por ejemplo, la Dra. Carmen Jiménez, Catedrática de Pedagogía de la UNED: “La aceleración tiene sentido con carácter complementario o excepcional, carácter que es preciso recuperar.”

 

No se conoce en todo el estado un solo caso de alumno superdotado identificado por estos equipos oficiales que le hagan una Adaptación Curricular que atienda sus necesidades educativas más importantes: las cualitativas.

 

2º. Todas las investigaciones científicas coinciden en señalar que la superdotación, en el Estado Español, representa el 2%.

 

Para conocer el número de alumnos superdotados en una comunidad autónoma basta aplicar el 2% sobre la población escolarizada. En la Comunidad Valenciana 14.000. En Castilla-La Mancha 6.500, En Cataluña 20.000.

 

En un colegio de 500 alumnos hay 10 superdotados, si bien la estadística indica que en la medida en que nos acercamos a grupos más reducidos se producen pequeñas variaciones. En este caso se puede afirmar que en un colegio de 500 alumnos los 10 que corresponden pueden ser 8, 9, 10, 11 o 12 en cada caso.

 

Si además de los propiamente superdotados consideramos a los alumnos de Alta Capacidad: los de Precocidad Intelectual o los alumnos con Talento Simple o Compuesto, las cifras las hemos de multiplicar por 2 ó por 3 según diferentes investigaciones.

 

 

SITUACIÓN DE RIESGO DE ESTOS ALUMNOS

 

Si el 70% de los alumnos superdotados tiene un bajo rendimiento escolar y entre un 35% y un 50% se hallan en el fracaso escolar, dado que no sólo no reciben los programas que necesitan, sino que además se les imponen otros muy diferentes (los programas y estilos de aprendizaje estándar), nos permite comprender la magnitud del problema. A su Disincronía interna, que como indica el Dr. Castelló “ es un fenómeno habitual en todos los casos de precocidad intelectual. ”, se le añade la Disincronía Escolar que le produce el Sistema Educativo, definida por el científico francés Jean Charles Terrassier que compara esta situación a la de mantener a un menor en situación de peligro para su salud psíquica, indicando:

 

“Renunciar a tener en cuenta la diversidad de los niños y sus necesidades es un crimen contra la inteligencia y pone de relieve “el maltrato a los niños” o lo que es lo mismo “la no asistencia a una persona en peligro”, términos jurídicos utilizados cuando un niño está sometido a un nefasto ambiente que le rodea.”

 

María del Mar Noda, de la Universidad de La Laguna concluye su estudio: “Alumnos altamente capacitados: esos marginados del sistema educativo.”

 

 

Indica:

 

“Cabría resumir, a modo de conclusión, que los alumnos altamente capacitados están abandonados en el sistema educativo porque, a pesar de que éste se jacta de atender a la diversidad, o lo que es lo mismo, de ofrecer igualdad de oportunidades, se están llevando a cabo políticas educativas igualitaristas en donde se sobreentiende que todos los niños tienen la misma cultura y las mismas aptitudes.”

 

La Doctora Amparo Acereda señala:

 

Pero ocurre que no sólo la escuela no responde ante los niños superdotados, sino que además puede producir un desajuste entre la capacidad intelectual y la capacidad emocional.

 

Por su parte el Dr. Candid Genovar indica:

 

“ Es necesario referenciar una de las fuentes de conflictos principales –incluso de patologías- en los alumnos de altas capacidades: la Disincronía. En efecto, para una gran parte de estos alumnos, a la situación de inadecuación académica se añaden conflictos de pequeños desajustes personales o sociales. Estos conflictos son de especial importancia, ya que incidirán en la motivación, la autoestima y la actitud general de estas personas. Justamente estas variables tienen una marcada relevancia en la concreción del potencial intelectual en rendimiento”

 

El Dr. Antoni Castelló y la Dra. Mercè Martínez señalan:

 

“Aquí, es necesario puntualizar que el desarrollo emocional es independiente del cognitivo, y puede aparecer esta situación en cualquier caso de excepcionalidad intelectual, pero siempre de forma individualizada. Ahora si que estamos hablando de posibles patologías que deberán ser tratadas por un especialista.

 

Por su parte el Dr. Sánchez Manzano indica:

 

“Una superdotación no tratada, o no detectada a tiempo puede desarrollar serios problemas psicológicos, tan graves como una esquizofrenia del tipo psicoafectivo.”

 

Esta situación en que se hallan la casi totalidad de nuestros alumnos más capaces por lo menos 298.000 alumnos superdotados ( el 99,4% ) ha sido estudiada por el Dr. Miranda Romero, y su equipo de científicos de diferentes ámbitos (Psicología, Psiquiatría, Neurología). estableciendo el principio de causalidad, con carácter general, en relación la vulneración del Artículo 27 de la Constitución Española y Tratados Internacionales, como la Convención Internacional de los Derechos del Niño en su artículo 29, establecida por los Tribunales de Justicia en reiteradas sentencias de casos particulares. (algunas de ellas se encuentran en www.confederacionceas.tk )

 

El texto, recogido en la Ponencia: “Los estilos de Aprendizaje de los Alumnos Superdotados” del Primer Congreso Internacional de Estilos de Aprendizaje dice así:

 

“La situación del alumno de alta capacidad intelectual, que no recibe la programación y las formas diferentes de aprendizaje que requiere, sino que, por contra, se le imponen otras muy diferentes, provoca este “tener que esforzarse permanentemente en ser como los demás”, (en ser como uno no es), este tener que “decidir bajar la propia capacidad” o tener que “restringir el propio desarrollo de su enorme potencialidad”. Ello propicia y con frecuencia provoca, además (de la Disincronía Escolar y del Efecto Pygmalión Negativo), el Síndrome de Difusión de la Identidad, descrito por Otto Kernberg Presidente de la Sociedad Psicoanalítica Internacional, de tal forma que se establece el principio de causalidad entre la situación del superdotado no reconocido (y no atendido) como tal, y por otra parte, estas distorsiones cognitivas que, como explica el Dr. Heinz Kohut Ex Presidente de la Sociedad Psicoanalítica Internacional, constituyen la causa y el mantenimiento de la enfermedad psíquica, incluyendo los trastornos de personalidad, pudiendo afirmar, con carácter general , que esta situación les impide, en todo caso, recibir una educación orientada al pleno y libre desarrollo de su personalidad diferente.”

 

 

CONFLICTIVIDAD E INTENTOS DE SOLUCIÓN :

 

Esta situación ha originado una conflictividad importante que un somero análisis permite establecer ámbitos diferentes:

 

  1. Contradicciones internas y silencios administrativos .

 

El silencio de las Administraciones Educativas es una práctica habitual en estos casos. Silencio administrativo a los padres que vulneran la Ley de Procedimiento Administrativo, pero también a los “Defensores del Pueblo” de las comunidades Autónomas (que tienen diferentes denominaciones) como consecuencia de las quejas presentadas por los padres.

 

En una comunidad autónoma el “Defensor del Pueblo” ha tenido que dictar una Resolución Oficial que lleva en la cabecera: “Asunto: Reconocimiento de altas capacidades y/o superdotación intelectual” , y después de indicar a la Administración Educativa la vulneración de la Ley al no haber respondido en el plazo legal –que como máximo es de tres meses-, termina:

 

“Asimismo, de acuerdo con la normativa citada, le agradeceremos nos remita en el plazo de un mes, el preceptivo informe en el que nos manifiesta la aceptación de la recomendación que se realiza, o en su caso, las razones que estime para no aceptarla.

 

Transcurrido el plazo de un mes, al que se hace referencia en el párrafo anterior, la presente resolución podrá ser incluida en la página Web de la Instrucción.”

 

En otra comunidad autónoma, el “Defensor del Pueblo” se ha dirigido al padre, en escrito de fecha 10 de diciembre de 2004 con estos términos:

 

“Señor:

Tal y como le comunicó por teléfono, la asesora encargada del expediente, me he dirigido de nuevo al Departamento de Educación en relación con la atención educativa que se da a los alumnos superdotados.

 

En este sentido, el pasado mes de Septiembre solicitamos al Departamento de Educación que nos informara sobre:

 

•  A) Cuales eran los mecanismos previstos por el Departamento de Educación para hacer frente a la complejidad del aprendizaje de los alumnos con superdotación.

•  B) Si existían especialistas en los Equipos de Asesoramiento Psicopedagógico o otros servicios educativos sobre este tema que asesoren a los maestros y a los padres.

 

Al no haber recibido respuesta del Departamento de Educación, ahora la he reiterado exponiendo también vuestra disconformidad con la falta de una adaptación curricular para su hijo.”

 

Este escrito del “Defensor del Pueblo” al padre, tiene fecha de 10 de diciembre de 2004, es decir, tres meses después de que el “Defensor del Pueblo” se dirigiera a la Administración Educativa para que respondiera a las dos preguntas formuladas y sin que la Administración Educativa ofreciera respuesta alguna al “Defensor del Pueblo”.

 

Los meses se han ido sucediendo sin que la Administración Educativa haya dado respuesta alguna al “Defensor del Pueblo”. El niño –como es natural- ha entrado en una fase de Disincronía escolar ciertamente grave, de consecuencias imprevisibles.

 

  1. Surgimiento de las asociaciones de padres y profesionales especializados. Este movimiento asociativo encuentra, en el 2002 su convergencia con la creación de la Confederación Española de Asociaciones de Superdotación.

 

  1. Creación de los “Centros de Diagnóstico Especializados”, que en su independencia realizan el Diagnóstico Clínico de la Superdotación Identificación y emiten los dictámenes clínicos que son los que constituyen la prueba para los Tribunales de Justicia, en todos los casos, ya que la Justicia los reconoce como dictámenes de perito independiente.

 

  1. “Guerra Judicial” entre las partes interesadas : padres y Administraciones educativas. Esta situación pone de manifiesto la existencia, por una parte, de unos alumnos superdotados “reconocidos” por la propia Administración -que no reciben más atención educativa que el mero salto de curso- y por otra parte, de otros alumnos superdotados reconocidos por la Justicia: hijos de familias que pueden efectuar los importantes desembolsos que supone el acceso a la Justicia, ante la inexistencia de abogados de oficio especializados.-

 

  1. Ilegalización de leyes.

La Justicia española (Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo y Tribunales Superiores de Justicia) se ha visto con frecuencia, obligada a emitir sentencias correctoras de las diferentes y más importantes vulneraciones del ordenamiento jurídico superior y de los dictámenes científicos, cometidas por las Administraciones Educativas. La Justicia, además del reconocimiento de la Superdotación y de las necesidades educativas específicas, en los casos particulares que previamente hallaron la negativa de la Administración, ha ilegalizado o anulado leyes educativas, lo que ha producido una amplia y unívoca jurisprudencia, que en su obligado cumplimiento para todos, -también a las Administraciones Educativas y para los Parlamentarios-, ha dado lugar a los avances legislativos, que han permitido al presidente del European Council For High Ability (Consejo Europeo de Altas Capacidades, Dr. Javier Tourón, afirmar recientemente:

 

Analizando la legislación similar en otros países europeos, es justo decir que España tiene una de las legislaciones más avanzadas y expresas respecto a las cuestiones esenciales que afectan a los alumnos más capaces .”

 

 

  1. Gravísimos errores de los equipos oficiales.

La ineficacia de los equipos de orientadores oficiales, conocedores de las discapacidades, a la hora, no sólo de identificar a los alumnos de altas capacidades, sino incluso tan sólo de detectarlos, se ha puesto de manifiesto, a través del estudio de identificación realizado en el año 2000 en la Comunidad Autónoma de Madrid. Participaron 13.000 niños de 65 colegios, bajo la dirección del Dr. Sánchez Manzano de la Universidad Complutense. Fue patrocinado por el Ministerio de Educación y por la Consejería de Educación de la Comunidad. Antes del estudio, los investigadores acudieron a los colegios y, aula por aula, fueron preguntando a los equipos de orientación educativa y a los profesores qué niños habían detectado como potencialmente superdotados. Realizado el estudio, comprobaron el grado de acierto o de error de las predicciones. El resultado fue que los equipos de orientación educativa y los profesores se habían equivocado en un índice de error del 94%.

 

A finales del curso 2002/2003, la Oficina del Defensor del Menor de la misma Comunidad de Madrid, realizó otro estudio similar. El índice de error de los equipos de orientación oficiales y de los profesores fue similar: el 97%, mientras que el grado de acierto de las predicciones de los padres fue del 70%.

 

La Psicóloga holandesa, especializada en altas capacidades Coks Feenstra, en su libro “El Niño Superdotado” (Ed. Médici), en el capítulo “El Diagnóstico” , después de exponer las razones por las cuales los padres deben acudir a los Centros de Diagnóstico Especializados, añade:

 

“El servicio pedagógico de la escuela de su hijo también puede llevar a cabo el diagnóstico, pero aquí cabe el mismo aviso: no todos están realmente preparados para un tema complejo y polifacético, que requiere el esfuerzo de un especialista.”

 

“Y también hay que tener en cuenta que el gabinete psicopedagógico de una escuela es parte implicada en el asunto, y posiblemente no del todo objetivo.”

 

“Alguna que otra familia me contó que su escuela intentó demostrar la no superdotación de su hijo para no tener que responsabilizarse de los programas de adaptaciones curriculares. Esto ocurre porque un alumno superdotado requiere esfuerzos extras por parte del profesorado y no siempre se agradece.”

 

Quienes conocen el tema saben que la autora del libro no ha expresado una opinión subjetiva, sino un problema real y generalizado, con una valentía desgraciadamente muy poco frecuente.

 

La misma autora de “El Niño Superdotado” en el capítulo: “¿Qué dice la Ley al respecto?”, informa:

 

“ La ley reconoce el derecho básico del niño a recibir una formación integral que contribuya al desarrollo de su personalidad. La Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación, determina que los alumnos superdotados intelectualmente serán objeto de una atención educativa específica por parte de las administraciones educativas “

 

Y añade:

 

“ Esto es lo que establece la ley. No obstante, la realidad del alumno superdotado puede ser bien distinta. Fue tan inmensa la frustración de algunos padres al ver que no se respetaba el derecho de sus hijos a un pleno desarrollo de sus posibilidades, que recurrieron a la justicia. Sólo en la comunidad autónoma de Canarias se presentaron más de veinte casos. Esos padres habían presentado a los centros escolares de sus hijos los informes de un centro de identificación especializado y esperaban que se tomaran las me­didas aconsejadas en éstos. Al ver que no hacían caso a los informes, recurrieron a la justicia. El Tribunal Superior de Justicia dio la razón a los padres, y condenó la mala .aplicación del derecho fundamental del niño por parte de la Administración educativa. Estos casos crearon una jurisprudencia clara y unívoca. En todos los casos las escuelas y sus equipos psicopedagógicos se han visto obligados a aplicar las recomendaciones estipuladas por los centros de identificación en sus informes. ”

 

Los hijos de familias desfavorecidas ni siquiera han podido acceder a la Justicia. Son muchos los alumnos que se sabe que son superdotados y continúan desatendidos.

 

Josep de Mirandés, en el libro “La Educación Inteligente” (Ed. Temas de Hoy), señala:

 

“¿Qué ocurriría si el dictamen lo tuvieran que emitir los mismos equipos de asesoramiento psicopedagógico de los colegios? Pues que el derecho fundamental a la diversidad, que emana de nuestra Constitución y constituye la esencia de la democracia, quedaría convertido en la perversión del derecho al pasar, los colegios y sus equipos, a ejercer simultáneamente las funciones de juez y parte.”

 

  1. Intentos políticos para que no existan alumnos superdotados

El problema no sólo proviene de los funcionarios de los equipos de orientadores oficiales, sino de ámbitos políticos superiores y especialmente en determinadas comunidades y periodos. Veamos algún “botón de muestra”:

 

El Director General de Innovación y Ordenación Educativa de otra comunidad autónoma, en reciente mesa redonda sobre la Superdotación, afirmó en su parlamento:

 

Los alumnos superdotados no tienen ningún problema en el sistema educativo. Tan sólo son los que ocupan la franja superior en una escala de Coeficientes Intelectuales, y cómo van sobrados, pues mejor para ellos, los esfuerzos educativos deben ir, en todo caso, a los que no llegan ”.

 

Un Catedrático de Pedagogía de la Universidad que compartía la mesa redonda con el Sr. Director General, a la salida manifestaba:

 

Yo allí al lado del Director General, escuchando lo que decía, se me caía la cara de vergüenza ”.

 

Con estos conceptos y esta ignorancia (o estrategia política) del Director General, no se puede esperar más de los funcionarios de los equipos oficiales que están a sus órdenes.

 

En otra Comunidad Autónoma han procurado ser más prácticos: con una ley se han quitado de encima a todos los miles los niños superdotados, inventándose una definición diametralmente opuesta a la investigación científica internacional, de forma que no hay ni un solo niño superdotado que, en base a esta definición, pueda considerarse como tal. Así reza esta definición publicada en el Diario Oficial:

 

Aquellos alumnos que presenten un rendimiento excepcional en todas las áreas, asociado a un equilibrio emocional y social serán considerados alumnos superdotados ”.

 

El presidente del European Council For High Hability (Consejo Europeo de Altas Capacidades), Dr. Javier Tourón afirmó al respecto:

 

Es difícil entender la naturaleza de la concepción que se tiene de la Superdotación en este documento legal... probablemente ninguna. Por lo menos ninguna correcta. Un somero análisis basta para darse cuenta que se confunde potencial con rendimiento ”.

 

  1. El Intento del Ministerio, de corrección

El Ministerio de Educación al cumplirse 32 años de la ley General de Educación –y del precepto que incluía- hizo un intento de corrección de esta situación con el Informe del año 2000 (MEC-2000), fundamentalmente en tres sentidos:

 

A) El reconociendo la realidad:

 

“El tiempo transcurrido ha puesto de manifiesto por un lado que el tema de los alumnos superdotados es complejo de abordar, y por otro que las políticas educativas llevadas a cabo no han prestado, de manera clara y contundente, una atención específica al tema. Es cierto que sí ha habido aproximaciones para abordar esta problemática, pero una atención específica ha sido claramente postergada” (MEC 2000) .

 

“Durante décadas la Administración Educativa, al no afrontar de una manera clara y sin subterfugios la atención educativa de los alumnos con necesidades educativas asociadas a la sobredotación intelectual, ha descuidado la formación específica de los profesionales de la educación: profesores, inspectores, y los equipos de orientación educativa” (MEC 2000)

 

B). La prohibición a los funcionarios de los equipos Oficiales de Orientación de los alumnos con discapacidades que hagan los dictámenes e informes a los alumnos Superdotados :

 

“A los miembros de los equipos de orientación educativa no se les permite la emisión de los dictámenes al cumplimentar los informes correspondientes de los alumnos con sobredotación intelectual” (MEC 2000)

 

C).Superando el monopolio educativo de la Identificación:

 

I. Mediante el mismo Informe del Ministerio de Educación.

 

“Si bien en casa o en el colegio hemos detectado un niño, por sus características y su comportamiento como potencialmente superdotado, éste ha de ser identificado como tal por un grupo de especialistas” (MEC 2000)

 

 

II. La corrección en la Ley

 

Esta prohibición, el Ministerio de Educación la elevó a rango de Ley, en la primera ocasión: Ley Orgánica de Calidad, y en su legislación de Desarrollo. Ello en dos aspectos importantes.

 

a). Ley Orgánica 10/2002 de 23 de Diciembre: Traslado de los alumnos superdotados a otro ámbito legal.

 

El redactado del Artículo 43.1, no difiere sustancionalmente del redactado del Artículo 49.2 de la Ley General de Educación de treinta y dos años antes. La prohibición a los equipos oficiales de los alumnos discapacitados, de emitir los informes a los alumnos superdotados, se materializa en la nueva Ley Orgánica trasladando a los alumnos superdotados de aquel “cajón de sastre” de Necesidades Educativas Especiales , regido por estos equipos, y los lleva a un ámbito legal creado “ex novo”, en el que ya no tendrán nada que ver con estos equipos oficiales. Este nuevo ámbito jurídico recibe el nuevo nombre de: Necesidades Educativas Específicas .

 

 

b). Reales Decretos de desarrollo: Los centros educativos “podrán” y “deberán” realizar las Adaptaciones Curriculares de sus alumnos de Altas Capacidades, sin ninguna limitación ni condicionamiento.

 

Una vez situados, los alumnos superdotados, en un ámbito jurídico nuevo, distinto y distante, quedaban solucionados, en gran medida sus problemas. Pero, a la vez se planteaban dos cuestiones. La primera de ellas era: ¿Quién autoriza sus Adaptaciones Curriculares?.

 

Esto ha quedado resuelto en los Reales Decretos correspondientes a las diferentes etapas educativas: El 828, el 829, 830, el 831, y el 832/2003 de 27 de Junio.

 

Hay que tener en cuenta que estas Adaptaciones Curriculares “a la alta”, a diferencia de las de los alumnos con discapacidades “a la baja”, no suponen en ningún caso, la eliminación de elementos prescreptivos del currículo, sino, junto con los Estilos de Aprendizaje Específicos de estos alumnos, tan sólo suponen la ampliación y la profundización de los contenidos curriculares.

 

Los Reales Decretos de aplicación y desarrollo de la Ley Orgánica, en sus respectivos capítulos: “Autonomía pedagógica de los centros”, amplían esta autonomía de los centros educativos, y en dos sentidos:

 

b-1) Autorizando a los centros escolares a realizar estas adaptaciones curriculares sin necesidad de autorización alguna

 

“Los centros docentes, en virtud de esta autonomía pedagógica y de acuerdo con el procedimiento que establezcan las Administraciones Educativas, que deberán garantizar la ausencia de discriminación entre los alumnos, podrán ofrecer proyectos educativos que refuercen y amplían determinados aspectos del currículo referidos a los ámbitos lingüístico, humanista, tecnológico, artístico, deportivo, de la tecnología de la información y la comunicación”.

 

Esta autorización o reconocimiento, o concesión de autonomía pedagógica a los centros, resulta sobradamente suficiente para hacer todas las posibles adaptaciones curriculares a los alumnos superdotados, a los de alta capacidad, a los de la precocidad intelectual o a los de uno o varios talentos específicos:

 

“Para poder desarrollar al máximo las capacidades, formación y oportunidades de todos los alumnos los centros docentes podrán ampliar el currículo, horario escolar y días lectivos, respetando, en todo caso el currículo y el calendario escolar establecidos por las administraciones Educativas”.

 

b-2) Obligando a los centros educativos a realizar estas adaptaciones. El “podrán se complementa con el “deberán”.

 

“Los centros docentes desarrollarán el currículo establecido por las Administraciones Educativas mediante programaciones didácticas, en las que se tendrán en cuenta las necesidades y las características de estos alumnos” ( Real Decreto 830/2003 de 27 de Junio, Art. 7)

 

El redactado conceptual amplio de estos Reales Decretos al incluir no sólo a los alumnos superdotados, sino también a los de alta capacidad, precocidad intelectual, talentos específicos y otras especialidades o características, ciertamente constituye un avance importante hacia la diversidad curricular y la igualdad de oportunidades para todos, es decir, hacia la Escuela Inclusiva, hacia la educación de calidad para todos.

 

Pero, una vez situados los alumno superdotados fuera del ámbito de competencias de los equipos oficiales de los alumnos con discapacidades, queda otra cuestión: La identificación, y el Diagnóstico.

 

La Ley deja bien clara su importancia y necesidad y desde la edad más temprana.

 

Pero, a la pregunta ¿Quién puede diagnosticar? Se producía un vacío.

 

El Modelo de Diagnóstico Integrado, que seguidamente se describe, responde a esta pregunta, y llena este vacío desde la perspectiva de la Psicología Clínica, la Pedagogía y el Derecho.

 

La “detección”, la “identificación” y la “evaluación psicopedagógica” son aproximaciones previas que facilitan el diagnóstico, pero en cualquier caso, sólo Diagnóstico Clínico de la Superdotación, realizado por un equipo de profesionales especializados, con la titulación legal indicada, podrá determinar si un niño se halla, en cada momento, o si se podrá hallar en los ámbitos de la excepcionalidad intelectual.

 

Algunos Centros de Diagnóstico Especializados, como AVAST (Asociación Valenciana de Apoyo al Superdotado y Talentoso) , en Valencia o, el Instituto Catalán de Altas Capacidades, en Barcelona, -salvo a lo referente a la Premisa General 5ª, que depende de la Administración educativa- están, llevando a la práctica el Modelo de Diagnóstico Integrado, a modo de Centro Piloto, que acredita su viabilidad y efectividad).